21 abril, 2009

Ira


Te escuece dentro,
sientes como se erosiona algo en el estómago
y empieza a surgir la cólera
hasta alcanzar las manos
y una y media sonrisa postiza
delante del espejo con nariz de payaso.

Rompes las palabras de un tortazo
y relames todas las farsas en líneas apaisadas.

Ya sabía que la locura es una virtud más
-pero no es el caso- o que los cuerdos
son auténticos dementes.

Que no sé apenas de la vida, -es cierto,
pero al menos no intento joder a los demás;
no bajo frases pegadas con celofán
que enmudecen al caerse.

5 comentario(s):

Giovanni-Collazos dijo...

Después de mucho días sin leerte...
Ya sabes, me gusta tu poesía.

Un abrazo.

Gio.

Lázaro Suárez © dijo...

estoy con collazos, aunuqe no soy ningún ejemplo, hacía demasiado que no publicabas...

me alegro de que vuelvas. y de que uses estos poemas breves, como este, como el ultimo antes de este... si. me gustan. creo que les da mas fuerza.

la ira. mal sentimiento... lamentablemente hace dos días la sentí. y era ira. ira pura. no cabreo, ni mala leche, ira. hacía muchos años que no la sentía. es horrible.

y justo me ocurre y leo esto. no es coña, de verdad que ha sido así.

por eso supongo que esto, me ha gustado especialmente.

un beso torres. sigue. sigue. sigue. no me tengas sin actualizaciones otra vez durante un tiempo. hablaremos pronto. seguro. un abrazo fuerte y con afecto

the Kid A dijo...

a veces en el estado de ira, es cuando arrojamos las verdades mas fuertes, quizas porque no medimos las consecuencias... no se, supongo que alguna vez uno debe explotar, sacudirse, y luego volver a lo de siempre, o empezar de nuevo...
un gusto, como siempre... saludos...

Claudieta dijo...

Lo único que tienes que saber de la vida es que casi todo son medias verdades y que loúnico que te hará invencible será tu autoestima.
¡Quiérete mucho, más que a nada en el mundo!

Un beso

Clarisa Vitantonio dijo...

Que poema !!!
Hacía un tiempito que no pasaba por aquí, y la verdad que me encuentro con palabras de ira magnificamente puestas. Dolor y bronca por partes iguales. Que bueno volver a pasar y encontrarme con estos textos.
Abrazos