06 enero, 2009

Un tercio de medias sonrisas



Todo es raro,
tú sin mi
incluso yo contigo.

Despierta, el día menos pensado puede que llegues a creer en lo que dabas por muerto o aletargado por el tiempo.
Pienso que nada muere del todo sin que pienses tú primero o nombres en voz alta, incluso puedes hacer vivir las palabras con sólo una mirada aunque sea de lejos, sin embargo, puede que no nos guste mucho lo que quieran gritarnos a mirada esbelta o puede que otras nos atrapen dejándonos en un coma profundo con la sonrisa erecta arrancando nuevas impresiones.
No estamos muertos si quieres incluso morir o deshacerte de los cadáveres que guardamos debajo de la cama, en el fuego de la cocina o en trastero de la ropa vieja y apolillada. Esta claro que el tiempo nos debe tanto como nosotros lo hemos perdido pero ha sido un riesgo que ha corrido dejándolo escapar.

En estos largos meses he tenido tiempo de asimilar asuntos y creo que he sido capaz de dejarlos atrás o al menos incinerar parte de ellos sin ningún tipo de remordimientos ni de rencores, “nos ha llegado el final” y "debemos hacernos un favor", seguir por distintos caminos, por ello, existen numerosas desviaciones que no son ni mejores ni peores, simplemente escoges.
Buscar otras alternativas a lo que uno está acostumbrado siempre suele ser más difícil de lo que se cree, al menos yo me sentía así , he empezado de cero, he dejado atrás trastos viejos que sólo arañaban, me he descuartizado y abandonado ésas partes de mi en algún lugar que se hayaban demasiado demacradas para reconocerlas pero que vuelven a reunirse poco a poco.

Hoy día si me preguntaran si quisiera volver a nacer de nuevo aún sabiendo todo lo que he vivido, no sé si sería capaz de cambiar algunas cosas, todas o nada porque aunque se ha pasado por infiernos creyendo que no había salida al final de un túnel o que he podido estar más cerca del precipicio de lo que nunca he llegado a imaginar, ahora, me siento un poco más libre y menos apoyando la cabeza en el retrete. Si todo pasa por alguna razón no soy yo quién tenga la respuesta, cada uno se labra su vida como quiere o como puede; he llorado, pataleado, turbado y nunca he pasado tanto miedo en mi vida después de pensar en algo peor. Necesito anclarme a mis cientos de pensamientos contradictorios, mis manías, la cabezonería y el empeño de hacer reír por todas las sonrisas que no he visto. Por ellos, por mi, contigo.


6 comentario(s):

Lázaro Suárez © dijo...

A ver si es verdad

me alegro

mucho

por cierto: Olé mis consejos!!!!! y olé tú que me haces caso!!!! ves? así. suenas también muy bien.

no pares. no lo dejes. escribe escribe escribe. prueba. que no está mal ser un picaflor en lo que a literatura se refiere.

sonríe mucho.

y si sale mal. llora. pero después, sonríe más.

suerte:) aunque no crea en ella. pero es lo que se dice en éstos casos no? dale caña.

un beso torres. ya hablamos

the Kid A dijo...

lo haras por vos... todo debe ser por vos misma!!...
sonreir es un arte y es lo mas hermoso y es la distancia mas corta con cualquier ser...
me ha encantado leerte asi, como mas suelta, con la prosa tienes una libertad que sabes hilar con gran maestría...
me ha gustado mucho visitarle, como siempre :)...
saluditos señorita :)

Giovanni-Collazos dijo...

En estos días poco tiempo me queda para hacer comentarios en mis blogs favoritos, pero dejo constancia que igual te leo siempre que escribes algo nuevo en tu blog.

Un abrazo.

Gio.

La Habitacion invisible dijo...

que hermosa que sos,
y lo digo por lo valiente y fuerte que sos,
por saber mirarte detenidamente,no buscar excusas,no dejar que otros lo hagan,porque antes que eso estas desnudando todo lo que te rodea,
dandole una oportunidad de volver a vestirlo todo con otro color mas calido,otra perspectiva tan bien merecida ,me alegra
besos y feliz año!
Esteban

Clarisa Vitantonio dijo...

Que verdad, y que fortaleza para encontrarte y volver a ti misma. No es facil mirarse. Muy buen texto.
Besos
Clarisa

Norma dijo...

Hola, me llamo Norma y te dejaste caer por casualidad en Donde Habita el Olvido. Me gusta tu blog, lo visitaré con frecuencia.
No pares de escribir, es el motor de algunas pobres vidas, como las nuestras.
Saludos,
Norma