12 septiembre, 2008

Para el catorce de septiembre



Colar un buen intervalo
y dejarnos con el mal sabor,
cuesta tres años impedidos.
Siempre pensé que era mejor
asociarse con el pánico,
donde el escuálido linde está contiguo
a la temeridad.

Llegué pronto una vez
para acabar llegando tarde
a cualquier parte.
Nada es peor que ver
a la muerte hacerse valer
acorralando los pasillos
de noche hasta la demencia,
mutismo, bajas presiones latentes
en pasado redundante.

Se cuartearon las cifras de los calendarios,
un minuto, mil noventa y cinco días,
se vuelve a desmembrar la dicha
en una cuesta en ida, sin camino de vuelta.
Pateamos despacio para no despertar
dejando la vista atrás
y los pies caminando en vanguardia.

Echamos de más una lagrima de vidrio
haciendo enlutar
a los que estamos dentro
y ahora el efecto cisne reseco.
Nunca más hubo abrazo de consuelo,
te quedaste dormida, desafiada,
en el rostro de un sueño
que no puedes narrarme.

A lo que hoy soy,
a lo que seré,
a tu nombre por ser el mío,
a tus abrazos que me colmaban,
a los sueños que siempre tuve y salías,
a todo eso y más.

Gracias.

7 comentario(s):

Giovanni-Collazos dijo...

Como siempre, gran calidad en tus versos...
el poema me suena a una despedida, es lo que interpreto, a lo mejor mi percepción es incorrecta... pero me gustó el poema.

Me gusta este verso: ''Echamos de más una lagrima de vidrio''
Inspirador, a lo mejor escribo algo a partir de ahí...

Un beso.

Gio.

víctor dijo...

Hola María, me alegro de leerte de nuevo.
Espero que vengas con fuerzas y descansada. Aunque si este poema es actual, uuummmm, me temo igual Gio, que es de horas bajas.

La tercera estrofa me encanta. Y la estrofa final. Tu poesía es de lujo.

Disfruto mucho siempre con tu poesía. Aunque no se si te gustará que te lo diga en esta precisamente, en vez de otra cosa.

Un beso de encontrarte de nuevo.

víctor dijo...

Qué tal, Maria.
Bueno, es que estuve para ver si podía entrar en tu blog, y ya pues aprovecho para dejarte otro saludito.
Es que queda feo saber que estuve aquí sin decir ni buenos días, ni buenas noches.

Veo que le has puesto nueva imagen. Pues queda linda también.

Giovanni-Collazos dijo...

Lo mismo que Víctor, estaba por aquí, para ver si ya podía ingresar a tu blog, porqué, no sé si fue hace dos días atrás, no podía verlo, supongo que era por el cambio de imagen que has hecho...

Espero que tengas el ánimo para arriba.

Te dejo mi saludo y mi manifiesto gusto por tu poesía.

Gio.

Descalza dijo...

A Gio:

Además de ser una despedida es una dedicatoria para alguien que ejerció una gran influencia sobre mí hasta hoy día.

Me agrada que ése verso te sirva de inspiración, ya veremos que sale a partir de ahí.

Muchas gracias por tus paseos.

Por cierto, perdonar por las molestias del blog, sí, fue debido a que lo cambié y estuvo sin permitir visitas durante unos días.

Gracias por la apreciación.

Descalza dijo...

A Víctor:

Vengo descansada y... bueno, dio la casualidad de éstas fechas pero mi estado de ánimo no anda mal.

Siempre me gusta lo que me dices, es un elogio en cada uno de tus comentarios que te gusten y saques algo para resaltar.

Lo cierto es que Gio y tú sois los pilares principales de éste blog por vuestras constantes visitas y comentarios, gracias a los dos aunque suene algo repetitivo.

Me alegro de que te guste el cambio del blog, no me convencía mucho el anterior, espero dejarlo así, aunque conmigo nunca se sabe.

Un abrazo para los dos.

Lázaro Suárez dijo...

hola maria. el cambio de look... le sienta bien, ya sabes que antes no me gustaba ;) y ahora me encanta. un lugar genial donde pararse a parar sentimientos. este poema es genial a su vez tambien. no porque sea tuyo, que ya es regla general que los hagas estupendos, o al menos, que a mi me gusten. sino por ese final.

tras un monton de versos co lexico enredado y de comprension lenta que hace ir leyendo despacito... llego a un final rapido , que acelera la mente y despierta todo con ese gracias... que dan ganas de mas todavia.

nuevamente, me gusto. un beso con afecto