05 diciembre, 2008

The game will continue



-¿Qué haces?
-Pensaba en ti.
-¿No me habrás llamado para decirme esa estupidez?, no pierdas el tiempo.
-¿Por qué eres tan dura conmigo?
-Porque no quiero que hagas esto.
-¿El qué?
-Preguntarme, ni que me llames, ni pensar en mí.
-¿Por qué no?
-Ya sabes por qué
-No, ¿por qué?

Me aprisionó un silencio desconcertado, deseando por primera vez que la llamada se cortara o que estallara el teléfono de repente.

-Lo que quiero es una respuesta. -Dijo insistiendo.
-¿Sabes? tengo ganas de ver esa sonrisa, es el único lugar donde me dejas entrar.


Cabizbaja, recordé cuando me dijo que las verdades son medias sin carreras a lo largo de unas piernas bonitas.

-De una sonrisa no se puede querer. ¿Sabes por qué? -Espeté convencida de mi pregunta.
-Porque tus labios no están hechos para morir en el intento. Porque no necesito depender de ti para sentirme querida, no tengo que regalarte lo que me falta, siquiera la falda, ni la lencería doblada todavía en el segundo cajón. Si así fuera te debería mucho más que tú a mí pero tú no te das cuenta. Seguramente me dirás que me quieres todos los días hasta que te convenzas de que es una palabra que pierde significado y te irás, haciendo hoyos bajo tierra.
Te llevarás la suma de mis maneras aún sabiendo que no puedo darlo todo, habrá despedidas en una puerta muda aunque se caiga el cuadro que está junto a la puerta y siquiera nos reconocerán nuestros ojos donde tantas noches me hablaban a oscuras. Entonces, ya no habrá escapatoria. Serás esa canción que no podré volver a sentir, escuchando una voz que dice “Let there be love” , serás ése otro al que le escriba más muertes, desórdenes y un fracaso más entre la tinta de unas hojas que probablemente acaben en el mismo lugar donde empezaron, en la basura.
-El único problema que tienes es… que eres una cobarde.
-¿A qué viene eso? Si pretendes cabrearme…
-Déjame hablar a mí, creo que tengo el mismo derecho a sublevarme. ¿No?

Me quitó la palabra con un talante que no había visto antes en él, se entre oía una sonrisa inhumana en donde el después se convertiría en un lobo a punto de lanzarse contra mí para quitarme la razón a toda costa y el hecho de cortarme con firmeza hizo menguar mi seguridad.

-Tienes miedo a que se te erice la piel con un beso, a darlo todo sin darte apenas cuenta y sentir que no puedes estar mejor, el problema es que crees que las ilusiones son sacos rotos que se desmoronan con sólo una palmada en la espalda al minuto siguiente, crees que todo va a salir mal y tienes pánico al fracaso cuando estás metida de lleno. Vas con pies de plomo observando lo que ocurre a tu alrededor, sin actuar. Siempre sales corriendo cuando estoy cerca. Siempre huyes de ti misma, cuando sabes de lo que eres capaz. ¿Me equivoco? Dime la verdad.

Me sentí por momentos como profanada por aquel tipo, pero para mi desgracia, tenía toda la razón.

-¿Piensas que porque te crees que me conoces, voy a darte una oportunidad? Las oportunidades cazan mariposas en una red de alambre y yo no voy a ser quién caiga en ésas redes, al menos, en las tuyas.
-Tal vez no te has dado cuenta, pero ya has caído. -Respondió con la misma seguridad de antes, como si la vida le fuera en ello.
-¿Tú crees que es tan fácil? -Pregunté con la única voz que me permitían mis ojos, ensimismada, estaba a punto de romper a llorar.
-Sólo creo lo que te niegas a admitir.
-Entonces seguirás dando vueltas en balde.
-¿Pero… me escribirás? -Me preguntó como si mencionarlo en mis letras significara una esperanza.

Pensé con la certeza de que si le dedicaba una sola letra del abecedario, tal vez se olvidaría en el cajón de la lencería, en el cenicero de los cigarros apagados o en algún libro con una flor seca en una página de esas que prefiero guardar para el recuerdo.

-Nunca lo sabrás.
Colgué el teléfono en acto seguido y lo que no le dije es que siempre lo haría a escondidas.

4 comentario(s):

Lázaro Suárez dijo...

a unos les gusta leer descripciones de lugares, a otros reflexiones de sentimientos, a otros les gustan las novelas, a otros las poesias... a otros un poco de todo.

a mi me gusta expresarme por medio de dialogos, como habras observado..

por lo tanto, me gusta leerlo.

en consecuencia, me gusta esto.

una pena que el chico del otro lado del telefono no sea real. o al menos, aun siendolo, no se exprese asi... porque si asi fuera, seria una persona que mereceria la pena. no? veo una mezcla entre realidad y utopia en ese chico. lo que hay junto con lo que te gustaria que hubiera.

un fuerte beso. y sigue;)

por cierto. hice referencia en mi ultima entrada al poema de bukowski en el que me inspire. no seria justo no decirlo, ya sabes que cuando hago algo basandome en algo de otra persona, lo digo.

pues lo dicho. ahi queda

un abrazo:)

pd. bien. lees a bukowski. bien bien.

víctor vergara dijo...

Me ha gustado la forma de expresar dialogándo. También se pueden conseguir niveles de altura y emoción elevados.

Hay barreras de incomprensión difíciles de demoler, pero la vía telefónica, personalmente, me da yuyu. Leer la mirada directa es impagable. Pienso que el recurso del teléfono, en este caso, se utilizó como confirmación antes de dar el cerrojazo, jojo.
A lo peor me equivoco.

Abrazos desde los MUNDOS-AZULES.
Y felicitaciones siempre.

Ankara dijo...

He tardado mucho en pasarme por aquí, a pesar de que tus pies descalzos se han cruzado más de una vez en mi camino.
Hoy por fín lo he hecho y esta entrada no me deja marchar sin que te diga lo mucho que me ha gustado.

Sin duda me pasaré más a menudo por aquí.

Un saludo

gabes* dijo...

de cortar una frase que pego alguien .. queno importa en facebook llegue aca y solo puedo decirte que me estoy muriendo leyendo lo que escribis! me gusta muchisimo!!
wee loco... no se si sos una chica o un chico pero weeeee ♥

me llamo gabi garcia!

estoy asi en face y en msn xmfmy@hotmail.com! si tenes alguna pagina en face, pasamela!!

un gusto quien seas! y cada vez que quiera sentirme como lo estoy haciendo, se que aqui voy a sentirme tan a gusto como si estuviese dentro mio*

mil bendiciones* ♥