19 julio, 2008

Corrientes de tiempo


El lapso amordaza el turno sucedido
ahora llevará correas prensadas
atrayendo cerca venturas y miedo,
desviando la jornada en corrientes,
pasiones, desamores y fraudes,
crujido estridente que aprieta la sien
y le conduce al despego inclinado.

Instantes en que la noche adormece
silencioso, por poco mortecino
mira por catalejos una luz pálida y fría
que destruye el último sorbo
que se queda deslustrada en la taza de mi mano.

Sí, finalmente el tiempo fallece
mucho no nos dejó entre los dedos
no le dio épocas a dejarnos con ganas de hambre
pero aún nos queda algo de trecho entre los dientes,
una sórdida manada de visiones postradas.

Revocará el mañana en tiempos de ahora,
germinará con sonido estoico en nuestras camas
y será un plazo a pagar en cuotas de vida
dejando a su pesar minutos de dicha.

Pero … será otro cada día,
un amante cálido y frío
con lucidez atolondrada
degustando lentamente
el péndulo de la alborada.

2 comentario(s):

Giovanni-Collazos dijo...

Este poema también me ha gustado...

pongo este blog en mis enlaces.. si no te molesta.

Un saludo.

Gio.

victor luis dijo...

-correas prensadas..
-crujido estridente que aprieta..
-mira por catalejos una luz..
-dejarnos con ganas de hambre..
-algo de trecho entre los dientes..
-sórdida manada de visiones postr..
-el péndulo de la alborada..
por ejemplos

Para mí muy buenas.
Después tienes esos nodos que son tuyos, como: catalejos, revocará, plazo a pagar, atolondrada, que cada vez me gustan más.

Utilizas una paleta de colores rica.
Este poema te lo leí el otro día y me gustó un montonazo.
Te felicito.
Besos.