22 julio, 2008

Noches azules


No recuerdo la vista
de mis manos
cubriendo mis miedos,
mis fríos y azules temores
en una mirilla
que traspasaba
la piel agrietada
de tanto golpear
lo que no se puede ocupar.



Admiré al cuerpo
extraño
que me robaba
el cielo, para dividirlo
en fingidos placeres
de coños azules,
donde en la luz de la noche
todos se vuelven ciegos.

5 comentario(s):

victor luis dijo...

¡Joder, María!, nuevas facetas, subes el listón.
Impactado.
Vuelvo mañana que es tarde.

Giovanni-Collazos dijo...

''Admiré al cuerpo
extraño
que me robaba
el cielo, para dividirlo
en fingidos placeres
de coños azules,
en donde con la luz de la noche
todos se vuelven ciegos''.

los dos ultimos versos son verdades casi absolutas... es una delicia este poema. Me gustó

Un beso.

Gio.

mofin dijo...

azul...azules
era yo...éramos nosotros

C. Maleno dijo...

"en donde con la luz dela noche
todos se vuelven ciegos"

Me ha encantado este final.

Me ha encantado.
Creo, que de todo lo que te he leído, es lo que mas me ha gustado.

"Las manos que construyen, también pueden destruir". Incluyendo (tus)cielos y (tus) infiernos.

La Habitacion invisible dijo...

le añadimos la mirada a los objetos a las personas que nadie las va sufrir como nosotros ,despues del placer y la perdida
saludos
Esteban