06 julio, 2008

Flores caras


Despidiéndote he carcomido dos latidos
que se han desgarrado entre biombos
sobre baldosas de medio espejo,
las siluetas imperecederas se repudian
al encontrarnos frente a frente
pensando en como roernos, relevarnos,
envenenarnos y existir gallardos
en medio de neblinas
en una funesta sangre temprana.


Hemos odiado los cielos azules
que pisábamos en mitad de un cuadro
donde las rosas eran espinas,
los cardos, sollozos rotos
y tú y yo éramos sonrisa de nardo
entre los mohines de un payaso mofado.


Ha descargado el nublado sobre la mesa
y se han desembarazado las grietas timoratas
que entregamos en un vaso lleno de agua,
nos hemos ahogado o me lancé primero
para que supiera como sentir el frío en los huesos
hasta ver mis ojos cerrar y no volver a verte.


Despidiéndote he carcomido dos latidos
y noto lo que serían tres pulsados
de los agujeros de mi máquina expendedora,
me he anudado el conflicto en mis muñecas
y salgo huyendo, siempre,
para no entregar el cálculo exacto de la derrota.

1 comentario(s):

Cristal violeta dijo...

Me tienes de nuevo por aquí, he estado escuchando tu musica ¡¡Me gusta!!

Nos vemos niña descalza